Los mejores destinos turísticos para los homosexuales

Aunque parezca que aún falta bastante, no hay que dormirse en los laureles, y ya debemos ir pensando dónde queremos pasar nuestras vacaciones estivales y qué lugares queremos visitar. Realmente, no es necesario esperar al verano para lanzarnos a la aventura de viajar, siempre se puede aprovechar cualquier fin de semana si es un lugar cercano, pero vamos, eso ya a vuestra elección.

Para ello es importante saber qué lugares son los mejores para practicar el turismo gay, claro, si es queréis pasar una auténticas vacaciones de “ambiente (homosexual, se entiendo). Hay bastantes destinos apropiados para esta clase de turismo, y oye, si no te gusta el factor cultural o artístico del lugar, siempre te puedes dedicar a pillar cacho con algún foráneo cachas, ¿o no?

En suelo patrio, los lugares estrella son, sin duda, las islas: Ibiza y Gran Canaria; en esta última, no sólo encontraréis diversas opciones de ocio homosexual, sino que además podréis disfrutar de un clima envidiable para poder pasear en camiseta, marcando tableta si es que la tienes (yo no tengo esa suerte). Luego, en la península no podemos olvidar Barcelona, Madrid, Torremolinos (donde se encuentra el barrio gay con más años de toda Andalucía, La Nogalera), Valencia y Benidorm (el destino preferido vacacional de toda una generación).

Y si os decantáis por viajar al extranjero, las opciones son mucho mayores, ya depende de vuestro presupuesto o del tiempo que tengáis para disfrutar de ellas. Podemos empezar hablando de París, para pasar a Berlín, Amsterdam, Londres o Roma, por nombrar unos cuantos y no salir de Europa. Pero si de verdad queréis ver mundo, haced una escapadita a New York, Buenos Aires o Sydney, y conoced sus lugares gays que atraen a homosexuales de todo el mundo.

En fin, como podéis ver  las alternativas son numerosas, y todas difíciles de elegir. ¿Quién no querría pegarse un viajecito con todo incluido a alguno de estos lugares? Ya todo depende de nuestro tiempo libre y, sobre todo, de nuestro bolsillo, factor muy importante a tener en cuenta. Espero que comentéis aquí cuáles serían vuestras opciones preferidas, y contéis vuestras experiencias si habéis tenido la suerte de probad lo que se siente al pegarse unas vacaciones de auténtico lujo a alguno de estos lugares. ¿Están realmente pensados para vivir al estilo gay, o no es más que un cebo publicitario para asegurarse visitantes?

Espero que desde aquí sepamos distinguir esas diferencias.